Loading

Sobre Nosotros

EL PAPEL DEL LAM

alumnosComponentes fundamentales:
1. Estudiante. Como hijo de Dios, el estudiante es el objeto del esfuerzo educativo como un todo y, como tal, debería ser amado y aceptado. El propósito de la educación adventista es ayudar a los estudiantes para que desarrollen al máximo su potencial y cumplan el propósito de Dios para su vida. La respuesta del estudiante se constituye en un significativo criterio orientador para la evaluación de la salud y eficiencia de la escuela.

2. Profesor. Su papel es fundamental. Idealmente, el profesor debe  estar comprometido y ser modelo de gracia cristiana y competencia profesional.

3. Conocimiento. Todo aprendizaje está basado en la fe y en un determinado conjunto de presuposiciones o visión mundial. La visión mundial del cristianismo acepta lo sobrenatural y también el orden natural. La definición adventista de conocimiento comprende más que el conocimiento intelectual y científico. El verdadero conocimiento incluye elementos cognoscitivos, experimentales, emocionales, de relación, intuitivos y espirituales. La adquisición del verdadero conocimiento lleva a la comprensión manifestada en la sabiduría y en la debida acción.
4. Currículo. Este promoverá la excelencia académica e incluirá la esencia de los estudios generales necesarios a la formación de ciudadanos responsables dentro de una determinada cultura, juntamente con la visión espiritual que forma el vivir cristiano y edifica la comunidad. Tal ciudadanía incluye el aprecio por la herencia cristiana, la preocupación por la justicia social y el cuidado del medio ambiente. El currículo equilibrado e integrado comprenderá las principales necesidades del desarrollo de los reinos espiritual, intelectual, físico, social, emocional y vocacional.
5. Programa. El programa desarrollado en el aula enfatiza debidamente todas las formas del verdadero conocimiento, integrando a propósito la fe y el aprendizaje. La metodología educacional incorporará activamente las necesidades y habilidades de cada estudiante, dándole la oportunidad de poner en práctica lo aprendido, teniendo en cuenta lo que es apropiado a la disciplina y cultura.
6. Disciplina. En el LAM la disciplina tiene como objetivo restaurar la imagen de Dios en cada estudiante, reconociendo la libertad de la voluntad y la actuación del Espíritu Santo. La disciplina, que no puede ser confundida con castigo, busca desarrollar el dominio propio. En la disciplina redentora participa la voluntad y la inteligencia del estudiante.

7. Vida escolar. El énfasis combinado y equilibrado de culto, estudio, trabajo, recreación y relaciones será una característica del ambiente total de aprendizaje. La comunidad del campus estará impregnada de alegre espiritualidad, espíritu de cooperación y respeto por la diversidad de individuos y culturas.

Enseñanza media. Las responsabilidades y resultados esperados del sistema adventista de enseñanza media son:

a. Responsabilidades: El colegio adventista de enseñanza media construye sobre el fundamento colocado por la enseñanza primaria, enfocando valores, elecciones y un carácter semejante al de Cristo. La enseñanza media adventista ofrece a los estudiantes:

1)  Un currículo formal e informal en el que se integran el estudio académico, los valores espirituales y el vivir diario.
2)  Un amplio programa académico y vocacional que lleva a una vida productiva y a elecciones profesionales satisfactorias.
3)  Medios por los cuales la fe cristiana se vuelve relevante ante las crecientes necesidades, llevando a relaciones maduras con los otros y con Dios.
4)  La oportunidad de desarrollar un estilo de vida cristiano en sus valores, servicio y testimonio.

b. Resultados esperados: Los estudiantes que terminan el curso de enseñanza media en un colegio adventista deberían:

1)  Haber tenido la oportunidad de comprometer su vida con Dios, manifestando de este modo una fe madura que se caracterice por la devoción personal, el culto público, y el servicio y testimonio a los demás en el cumplimiento de la misión de la iglesia.
2)  Demostrar competencia en la comunicación, en las habilidades y en el pensamiento creativo, junto con las otras áreas académicas esenciales a la excelencia de la educación superior y/o el campo de trabajo.
3)  Demostrar madurez y sensibilidad semejante a la de Cristo en el círculo familiar, en la escuela, con los amigos, en la preparación para el casamiento y en una amplia participación en la iglesia y en la comunidad.
4)  Mostrar, a través de sus decisiones y elecciones, que creen que el cuerpo es templo de Dios. Esto incluye el uso cuidadoso del tiempo, la elección de la música, los medios y otras formas de entretenimiento.
5)  Tener una ética de trabajo correcta, actuar con competencia en el diario vivir y en el ingreso a nuevas experiencias profesionales más apropiadas a sus intereses y capacidades recibidas de Dios.

Aprendizaje para toda la vida. La educación va más allá de la enseñanza formal. El aprendizaje dura toda la vida, y debe atender a las necesidades profesionales y no profesionales:

a. Entre las responsabilidades profesionales están las oportunidades de educación continua para el enriquecimiento profesional de educadores, clero, empresarios, profesionales de salud y otros.
b. En el área no profesional existen oportunidades para programas en los sectores de liderazgo de la iglesia local, vida familiar, desarrollo personal, espiritualidad, crecimiento cristiano y servicio a la iglesia y a la comunidad. Los programas desarrollados tienen que utilizar las técnicas tradicionales de enseñanza, y también la enseñanza a distancia a través de los medios de comunicación existentes. La educación formal se combina con otros agentes educativos en la preparación del estudiante “para la alegría del servicio en este mundo y para la alegría mayor del servicio en el mundo venidero”

L.A.M.